jueves, 17 de septiembre de 2015

El viaje de Hades a Barcelona! Primera parada: Santiago de Cuba

En este breve relato desvelo la riqueza que recibió Barcelona con la llegada de Hades a la ciudad, dinero que llegó también a gran parte de la costa catalana y a muchas otras ciudades de España. Conocido en Roma como Plutón, su nombre viene de la palabra griega "ploutos", riqueza.

Patrocinador de algunos de los más ricos de la ciudad, Hades amasa grandes fortunas con métodos que implican muerte, sufrimiento o tortura. Antes de analizar la llegada de Hades a la ciudad, retrocederemos a un evento cuyos protagonistas fueron los dioses Hades y Urano: la revolución francesa.

Hades, el dios griego de submundo y los infiernos, era hermano de Zeus y Neptuno, según la Teogonía de Hesiodo. Tras repartirse el mundo, Zeus se quedó con los cielos, Neptuno con los mares y Hades con el mundo bajo tierra. Urano, al igual que Prometeo, encarna la libertad, la fraternidad y la igualdad, es un revolucionario que busca derrocar al tirano explotador, torturador y que abusa de poder.

Los dioses Urano y Plutón estuvieron muy ocupados en Francia y en Hati durante la revolución francesa. Plutón llegó a Barcelona a partir de la decada de 1830. Para seguirle la pista, iremos a Haití, la isla del Caribe compartida hoy día con la República Dominicana, tierra que vio llegar a Colón en su primer viaje a las "Indias". Durante la revolución todavía Haití era colonia francesa, y no un perfume francés precisamente, sino una fábrica de azúcar cuya población era mayoritariamente esclava. Tal como publiqué en 2009 en mi libro KARMA CON EL DINERO,


en el Haití pre-revolucionario casi un 90% de la población  se componía de esclavos traídos de Africa para trabajar en las plantaciones de azúcar. El resto de la población se repartía entre libertos, casi todos de color, y el resto eran blancos, provenientes de Francia la mayoría, propietarios de plantaciones, capataces, y comerciantes.

Tras la revolución francesa, la revolución estalla en Haíti, y bajo el lema "libertad, igualdad y fraternidad" termina independizandose de Francia. Los blancos franceses huyen del país, algunos regresan a Francia, otros a Nueva Orleans, y otros toman el camino más directo, la isla de enfrente, en concreto muchos van a parar a Santiago de Cuba: Hades deja Haití y se muda a Cuba.

En Santiago de Cuba, los franceses buscan hacer de nuevo aquello que tan bien les había ido en Haití, producir azúcar con esclavos negros y vender el azucar en el mercado europeo y americano, ávidos de la dulce droga. Plutón, que tantas fortunas había creado para los propietarios blancos de Haití. Hades deja Haití para instalarse en Cuba.

En Santiago de Cuba había una comunidad de catalanes que empiezan a recibir con buenos ojos a aquellos franceses, cuya lengua se parece al catalán, y que hablan de cómo hacer inmensas fortunas. Los catalanes, con puertos importantoes como Masnou, Mataró, Arenys de Mar y la propia Barcelona, tienen acceso a barcos para comerciar con esclavos. Así empiezan a habilitarse los "ingenios" en Cuba. Se denomina "ingenio" a la antigua hacienda colonial española con instalaciones para procesar la caña de azúcar y cuyo principal fin era obtener ron y azúcar.

El cultivo de la caña de azúcar crece exponencialmente en Cuba, y la trata de esclavos también. Cuba es el territorio favorito de Hades durante aquel siglo XIX. Se hacen grandes fotunas, la mayoría de paises europeos han prohibido la esclavitud y su comercio. Los catalanes tienen la exclusiva en Europa. El puerto de la Habana llegará a ser uno de los puertos más ricos del mundo, y a Santiago de Cuba también le tocó su parte!

Fruto de la venta del azúcar a Europa y Estados Unidos, y la trata casi exclusiva trata de esclavos de Africa y con destino a Cuba, en Cuba se crean grandes fortunas. Los primeros multimillonarios (hijos de Hades) llegan a Barcelona a partir de 1830.

El hombre más rico de Barcelona, y de toda España en aquella época, era una tal Xifré, del cual Barcelona todavía guarda testimonio. Una de las huellas inmobiliarias que dejó en la ciudad fueron unos bloques de viviendas, al lado del puerto de Barcelona, denominadas "Los porches de Xifre".


Fueron las primeras casas en Barcelona donde hubo agua corriente. Se pueden visitar pues se conservan perfectamente hasta hoy día. El restaurante las "Siete Puertas", parada obligada de muchos turistas, está ubicado en dicho edificio y no ha cerrado desde que abrió sus puertas en 1836, en época del propio Xifré. La siguiente foto aparecida en el diario EL PAIS en 2010, da testimonio del estado actual del restaurnate en la parte exterior del edificio.


Continuará!

No hay comentarios:

Publicar un comentario